El Medio Natural, La Agricultura y Los Alimentos
Eco Agricultura

Abonos

Fertilidad Natural de los SuelosEn los suelos hay que considerar dos clases de riquezas: la potencial, o contenido total de principios fertilizantes, y la actual, que representa la parte de los mismos que está en forma directamente asimilable por los vegetales.

La riqueza potencial, poco a poco, se va transformando en riqueza actual.

Si la velocidad de dicha transformación es la adecuada para cubrir por completo las exigencias de los cultivos, el suelo será fértil y podrá explotarse sin necesidad de fertilizarlo, pero si, como muy frecuentemente ocurre, no es capaz de crear una riqueza actual suficientemente amplia para satisfacer la necesidad del ciclo completo de los cultivos, imprescindiblemente deberá acudirse al racional y bien equilibrado abonado, para obtener de ellos los máximos rendimientos, compatibles con las naturales características del clima y de las semillas.

Existen suelos con tan bien equilibradas riquezas, potencial y actual, que se pueden explotar años y años sin abonar, proporcionando remuneradoras cosechas, si bien, a la larga, acaban por agotarse; otros que, poseyendo una riqueza potencial grande, tienen pequeña riqueza actual y a los cuales es imprescindible fertilizar continuamente para suplir sus deficiencias, y, por último, hay algunos tipos de suelos en los cuales, por haber estado inexplorados durante muchos tiempo, han acumulado riqueza actual en cantidad suficiente para dar una o dos cosechas normales y hasta excelentes sin recibir ningún abono, quedando después agotados, por ser lentísima la transformación de la riqueza potencial, que, a su vez, suele estar en pequeña proporción.

Para conocer el contenido potencial y el actual de los suelos, debe acudirse al análisis de los mismos en laboratorios agrícolas adecuados, bien sean oficiales o de entidades particulares acreditadas.

Las necesidades de los vegetales con relación a los elementos nutritivos son muy variables de unos a otros: el tabaco, por ejemplo, exige mucho nitrógeno, el arroz requiere abundante fósforo y la patata precisa fuertes dosis de potasio, mientras que el centeno necesita poco nitrógeno, las lentejas apenas requieren fósforo y los garbanzos con poco exigentes de potasio.

Síguenos

Por correo electrónico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Nos puedes seguir en