El Medio Natural, La Agricultura y Los Alimentos
Eco Agricultura

Las Plagas

Hemos estercolado, labrado la tierra, escardado, sembrado, trasplantado, regado, etc. Nuestro cultivo está en marcha y toda la ilusión puesta en nuestro huerto, con la complicidad de la naturaleza los frutos vendrán.

No podemos permitir que un parásito, una enfermedad o una plaga, malogre nuestra esperanza. Desde que existe la agricultura el hombre ha tenido que defenderse de estos accidentes. Pero ahora más que nunca tiene sentido aquello de que no sea peor el remedio que la enfermedad.
Sanidad Plantas Plagas

En la defensa de nuestras plantas tenemos que tener en cuenta que las respuestas a nuestras acciones pueden ser más perjudiciales que el propio parásito invasor. En la lucha contra plagas y enfermedades de las plantas debemos buscar la armonía y la complicidad de la naturaleza. En el equilibrio está la clave y debemos entender que una aparición exagerada de cualquier parásito, planta adventicia, enfermedad, se debe a algún desequilibrio que probablemente nosotros hemos provocado.

Con carácter general tenemos que recurrir a procedimientos y sustancias que la propia naturaleza ya tiene establecidas y consolidadas. Por ello hay que utilizar, salvo excepciones, sustancias naturales, no procedentes de la industria química y a técnicas y manejos del cultivo que restablezcan la proporción de parásitos soportables. Entre las plantas y sus parásitos existe una relación de equilibrio que tenemos que mantener siempre que no signifique la pérdida de nuestra cosecha, por ello como principio básico hay que establecer que el exterminio total no es nunca beneficioso, ni puede ser un objetivo sostenible.

Los parásitos de nuestras plantas, a su vez, también tienen depredadores y parásitos que los diezman y nos ayudan en la defensa de nuestras cosechas y por ello hay que sostener una cierta población de parásitos.

Como resumen, en la defensa de nuestras plantas y cosechas, vamos a atender a:

  • Mantener un cierto equilibro entre cultivos y parásitos
  • Recurrir a técnicas de cultivo como la rotación o plantación de plantas-cebo, antes que echar venenos.
  • Utilización de trampas y cebos.
  • Variedades y especies resistentes a las plagas y enfermedades que ya están arraigadas en nuestro huerto.
  • Y finalmente, recurrir a sustancias recomendadas y autorizadas por los Consejos de Agricultura Ecológica de nuestra región.

Síguenos

Por correo electrónico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Nos puedes seguir en