El Medio Natural, La Agricultura y Los Alimentos
Eco Agricultura

Salud

Los seres humanos, desde siempre, hemos percibido la importancia que tiene la alimentación para adquirir y conservar una buena salud. Así se refleja en el refranero: “Quien come con cordura su salud procura” o “Buen nutrimiento hace buen entendimiento”.

Hasta hace relativamente pocos años, el acceso a una alimentación variada y abundante, era privilegio de unos pocos. La mayoría de la población, comía lo que podía según las circunstancias, la época del año o incluso la hora del día. En general la alimentación era monótona, normalmente escasa en relación a una elevada actividad física y con poco margen para la elección.

Hoy las cosas han cambiado, por lo menos en algunas zonas del planeta. En nuestro entorno sociocultural las posibilidades de elegir los alimentos que comemos son muy amplias. Disponemos de una oferta a nuestro alcance, tan rica y variada, que podemos decir que el problema más extendido hoy es la cantidad, el exceso de alimentación en relación al gasto energético. La calidad de nuestra alimentación está asegurada si sabemos realizar las combinaciones adecuadas.

Los principios generales para una alimentación saludable son fáciles de resumir: hay que comer de todo, rotando los alimentos, sin abusar de ninguno y cuidando siempre que la cantidad total de energía ingerida se ajuste al gasto energético diario de cada persona para así mantener el peso adecuado.http://www.dreamstime.com/stock-photo-food-pyramid-image13031530

Estos principios tan sencillos de formular, resultan difíciles de practicar. Hay numerosas razones: unas atribuibles a la ignorancia del propio individuo sobre temas de alimentación, otras a las presiones ambientales y publicitarias.

A todos nos preocupan las alteraciones cardiovasculares, el exceso de peso, anorexia, bulimia, cifras de colesterol en sangre, gota y ácido úrico, estreñimiento, diabetes, hipertensión, osteoporosis… todos son problemas de salud relacionados con la alimentación y que en la mayoría de los casos pueden mejorarse con una alimentación adecuada.

Muchas personas, angustiadas por estos problemas y asediadas por multitud de mensajes, a veces contradictorios, de comunicación, se embarcan en planes nutricionales y dietas, a veces irracionales, con frecuencia dudosamente saludables y que casi siempre suelen acabar en fracaso y frustración.

Orientar la alimentación para preservar o mejorar nuestra salud y corregir algunas desviaciones nutricionales es una aspiración que normalmente no se resuelve con recetas milagrosas. Para que cualquier dieta sea efectiva y duradera, se debe introducir, paso a paso, progresivamente, empezando por algunas modificaciones que no produzcan un cambio drástico en nuestra forma de vida y que no nos priven de disfrutar del placer la buena mesa.

Para lograr estos objetivos no queda más remedio que conocer, aunque solo sea muy por encima, las necesidades nutricionales del organismo, así como las características y cualidades de los alimentos que habitualmente están a nuestra disposición.

Síguenos

Por correo electrónico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Nos puedes seguir en